SISTEMA DE CRÉDITOS DE LOGÍSTICA INVERSA DE BVRIO EN BRASIL

GESTIÓN DE RESIDUOS Y EL SECTOR INDUSTRIAL EN BRASIL

Brasil produce alrededor de 67 millones de toneladas de residuos sólidos por año (Abrelpe 2012), y solo un 1% es reciclado (Atlas Waste). Está estimado que el valor de los montos de materiales reciclados en Brasil es más de US$ 3 billones al año (IPEA 2010). La gestión de residuos es uno de los retos más grandes que enfrentan los gobiernos municipales (Governo de Sao Paulo, 2013). Menos del 3% de todos los residuos del hogar en Brasil son separados (IPEA 2013) y la recolección selectiva de residuos está disponible únicamente en 14% de las municipalidades (CEMPRE 2013).

La Legislación Nacional de Residuos Sólidos (PNRS), anunció en el 2010, que tiene como objetivo crear soluciones para abordar el reto de la generación de residuos sólidos y desechos en Brasil. La ley crea el concepto de responsabilidad compartida para la recolección y desecho de residuos sólidos generados por una variedad de sectores industriales y comerciales. Estas obligaciones legales aplican a productores, importadores, comerciantes y distribuidores de siete sectores industriales (llantas, aceites lubricantes, baterías, pesticidas, lámparas fluorescentes, productos eléctricos y electrónicos) y el empaquetamiento en general (lo cual involucra diferentes sectores y enfoques).

Productores e importadores de estos productos necesitan garantizar que son apropiadamente desechados al final de su vida útil. Esto requiere el desarrollo de sistemas de recolección, reciclaje, reutilización o desecho ambientalmente apropiado de estos productos (conocidos como «logísica inversa» de la cadena de suministro asociada a estos productos). Estas obligaciones están creando retos entre los sectores directamente afectados por la legislación, algunos de los cuales están a gran distancia de la cadena de suministro y del consumo del residuo final generado por los productos originalmente vendidos.

La industria de bienes de consumo está preocupada por las dificultades y costos asociados con el desarrollo y operación de los sistemas de «logística inversa» para recolectar los residuos derivados de sus productos. Dada la naturaleza desagregada de la generación de residuos, la recolección y el reciclaje de los empaques de los bienes de consumo son particularmente difíciles.

Las empresas están trabajando en acuerdos alternativos para cumplir con sus obligaciones. En la mayoría de casos, se han hecho a través de asociaciones del sector, cómo CEMPRE, Abividro y Reciclanip. En otros casos, se involucra a recogedores independientes.

EL ROL DE LOS RECOGEDORES (CATADORES)

Mientras las empresas y el sector público tratan de encontrar maneras de cumplir sus objetivos del PNRS, Brasil actualmente tiene más de 800,000 recogedores independientes conocidos como Catadores, un grupo de bajos ingresos que se gana la vida a través de la recolección de materiales reciclables en las calles, basurales y vertederos de Brasil. Los Catadores son actores importantes en la cadena de gestión de residuos y deben ser parte de la solución (MNCR).

Las necesidades de las empresas privadas, el sector público y los Catadores independientes pueden satisfacerse si la implementación de la legislación PNRS incluye tanto productores de residuos como aquellos actores involucrados con su recolección, desecho y reciclaje. Esto puede realizarse permitiendo a aquellos obligados a pagar por la logística inversa de sus productos (i.e. los sectores industriales y minoristas) a «subcontratar» ciertas actividades a los que actualmente están realizando la recolección y desecho (i.e. las cooperativas de Catadores).

Reconociendo esta realidad, la Legislación de Residuos Sólidos enfatiza la necesidad de involucrar a los Catadores en cualquier política para abordar el reto de los residuos sólidos que involucra a varios sectores industriales afectados por la ley. Al mismo tiempo, el involucramiento de los Catadores en esta actividad tiene el potencial de contribuir a la inclusión social y económica de este gran grupo en el ciclo de producción.

Para contribuir con el empoderamiento y mejorar su bienestar, a lo largo de los últimos 15 años el gobierno de Brasil ha promovido la organización de Catadores en cooperativas que fomentan su desarrollo económico. Una serie de programas liderados por el gobierno, como por ejemplo el Programa Pró-Catador y Cataforte, han promovido la organización de los Catadores en cooperativas y redes. Actualmente, hay más de 1100 cooperativas de recogedores en todo Brasil (SNISE 2014).

Históricamente, las cooperativas de recolección de residuos operan independientemente o tienen contratos con agencias municipales o empresas para separar los residuos. Los términos de estos contratos son establecidos usualmente por las organizaciones contraparte y no siempre son ventajosas para las cooperativas (IPEA 2013). El problema se exacerba por la falta de capital circulante de las cooperativas. La mayoría de recogedores individuales necesita recibir su pago diariamente y, como resultado, las cooperativas no pueden acumular suficiente material reciclable para justificar los costos de flete para venderlo a las plantas de reciclaje. En cambio, venden sus materiales a intermediarios, a un precio más bajo, para poder generar flujo de caja.

SISTEMA DE CRÉDITOS DE LOGÍSTICA INVERSA DE BVRIO

Al inicio del 2013, BVRio firmó un contrato de colaboración con la Asociación Nacional de Catadores para desarrollar un sistema que fomente la remuneración de los Catadores por los servicios ambientales derivados de la logística inversa y reciclaje que le ofrecen a las empresas, el gobierno y la sociedad como un todo.

En base a los factores y circunstancias descritas en las secciones previas, BVRio en colaboración con la Asociación Nacional de Catadores, desarrolló un sistema de Logística Inversa para asistir a las empresas a cumplir con sus obligaciones bajo ley mientras recompensaban a los Catadores por su rol.

Los Créditos de Logística Inversa son certificados que confirman que los servicios de logística inversa han sido proporcionados para garantizar que un cierto monto de residuos ha sido desechado responsablemente. e. Estos créditos son emitidos y vendidos por las cooperativas de los Catadores y comprados por los productores y/o importadores que necesitan cumplir con la legislación de residuos sólidos. A tavés de la compra de créditos, las empresas subcontratan efectivamente a las cooperativas de Catadores para proporcionar servicios de logística inversa.

Para las empresas, los créditos les proporcionan una solución eficiente y costo-efectiva para su cumplimiento legal. Para los Catadores, la venta de créditos les ofrece una fuente de ingresos adicional, añadiendo valor a sus actividades y resultando en un impacto social importante.

Ambientalmente, el valor generado por la venta de créditos hace que valga la pena para los Catadores recolectar residuos con menor valor, ampliando la gama de productos recolectados más allá de los productos de alto valor actual, como las latas de aluminio.

La venta de Créditos de Logística Inversa no afecta la habilidad de los Catadores de vender material físico para ser reciclado. Los Créditos de Logística Inversa solo representan el servicio ambiental ofrecido por los Catadores, i.e. la recolección, separación y envío de los residuos sólidos al ciclo productivo de reciclaje y reutilización – en otras palabras, el servicio de logística inversa. De esta manera, además del ingreso generado a través de la venta de los materiales reciclados, los Catadores también venden los Créditos de Logística Inversa a las empresas que necesitan este servicio para cumplir con los requerimientos de la Legislación Nacional de Residuos Sólidos.

El sistema está operando desde el 2013 y la evaluación inicial de resultados fue realizada incluyendo 30 cooperativas de recogedores y recogedores independientes que participaron en el primer año. Estas cooperativas recuperaron y enviaron para reciclaje 1600 toneladas de residuos sólidos durante ese año. El ingreso por la venta de Créditos de Logística Inversa aumentaron sus ingresos en un 30%, generando un impacto social importante además del impacto ambiental de reducción de contaminación.

Este efectivo y socialmente inclusivo mecanismo de economía circular ha allanado el camino para la creación de la Iniciativa 3RI, El Centro de Acción Circular, y el Mecanismo de Créditos Circulares, una versión internacional del Sistema de Créditos de Logística Inversa.

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Créditos de Logística Inversa – Una innovación social y ambiental para el reciclaje de residuos urbanos. BVRio 2015. www.bvrio.org/publicacoes

Suscríbete a nuestro boletín

COPYRIGHT 2021 CIRCULAR ACTION HUB, ALL RIGHT RESERVED